escort sumisa

Escort sumisas en Sevilla

El sexo bondage es una de las prácticas más morbosas que puede llegar a haber.

Resulta sumamente excitante la idea de tener a una persona a tus pies que cumpla todas tus exigencias para complacer tus fantasías. Si lo tuyo es ser dominante, en Sevilla encontraras una amplia gama de mujeres dispuestas a hacer todo lo que desees con ellas.

Sin embargo hay varios límites que se deben respetar en esta práctica.

Por ello trataremos de explicar las cosas que puedes y no puedes hacer al contratar a una escort sumisa en Sevilla, ya que es fácil cruzar la línea entre ser dominante y maltratar.

Características del Bondage

El sexo bondage es una práctica en el que una de las personas involucradas toma las riendas del sexo y somete a su pareja, la cual estará obligada por el primero a hacer todo lo que se le ordene.

En el sexo bondage se utilizan artículos como arneses, mordazas, esposas, plug anales, bolas chinas, vibradores, látigos y un largo etcétera en que utilizan los dominadores con sus sumisas.

En este tipo de juegos se acostumbra a amarrar de la cama, amordazar o penetrar con diferentes tipos de juguetes a la sumisa. Mientras esto sucede se puede utilizar un látigo para dar un poco de dolor placentero a la escort sin ser demasiado agresivo.

También es muy común utilizar cuerdas para amarrar del cuello sutilmente a la sumisa, practica con la que hay que tener mucho cuidado pues evidentemente puede ser peligrosa.

Recomendaciones

Como hemos dicho, es muy fácil cruzar la línea entre ser dominante y maltratar a la otra persona, por eso es muy importante dejar claro los límites del juego antes de comenzar el mismo.

No importa cuánto estés pagando por el servicio, si la escort te dice que no está dispuesta a realizar alguna práctica, por ningún motivo debes violar su voluntad.

Siempre puedes buscar a otra mujer que si esté dispuesta a aceptar tus condiciones.

Deben imponer palabras de seguridad, en caso de que te dejes llevar, a mujer podrá utilizarlas para indicarte de que no está disfrutando el juego o que estas lastimándola con tus arrebatos. Muchas veces estas palabras no quieren decir que tengas que dejar de hacer lo que estás haciendo, sino más bien que bajes un poco la intensidad de los golpes o los tirones.

Debes mantenerte alerta para no terminar hiriendo a tu sumisa.

bondageSi estás jugando con la cuerda en el cuello tienes que tener especial cuidado de que los nudos no se tensen demasiado. También es recomendable tener a la mano unas tijeras de seguridad en caso que de la sumisa se esté asfixiando, recuerda que estás jugando con una parte del cuerpo demasiado frágil y delicado.

Por último debes siempre respetar a tu sumisa, si ella utiliza las palabras de seguridad tienes que cumplir con detenerte o bajar la intensidad.

Siempre respeta los acuerdos a los que llegaron antes de iniciar el juego, recuerda que por mucho que pagues ella continua siendo una persona con derechos que debes asegurar.

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *